sábado, 27 de septiembre de 2008

ALEGRÍA DE SABERTE

¡Porqué he olvidado Señor!...

¡Porqué no siento!...

¡Porqué te siento y creo,
ser incierto!...

¡Porqué te pregunto, cuando
me contestas y no te oigo!...

¡Porqué te soy indiferente!...

¡Porqué estás presente aún,
siendo yo así!...


Y Jesús contestó:

- Porque te amo...

¡Porqué lloro!...

- Porque sabes que estoy contigo...

No hay comentarios: