sábado, 27 de septiembre de 2008

PROMESA

Hay una Luz que
me guía.

Ella está en mi
corazón, detrás del
gran pórtico de fuego.

Allí está inscripta en
la carne y en el
trono del espíritu, la
misión a la cual vine
hacer realidad.

Junto al amor, de mí
amado Jesús.

No hay comentarios: