sábado, 27 de septiembre de 2008

REFLEXIONES

Solo signos percibo, no palabras que oigo.
Hechos mudos, no hechos y verdades.
Cada vez mueren sentimientos para
el mundo, se degradan dentro...
Venimos solos y nos vamos solos.
Hoy... ¿por qué no de a dos?
Tiempo sin tregua, detenlos
e impide continuar.
¿Qué hacemos para así no ser?
¿Puede ser reflexionar y
más consideración?
¿Mirar el interior más el
exterior y conciliarlos?
Nos vamos con signos.
¿Y las palabras dónde quedan?
Hagámonos la vida más llevadera,
pues tal vez la felicidad de las
cosas no terminan en dos o tres...
Es hora de irme, pronto
vendrán otros.
Pero... no quiero irme solo, quiero
llevarme algo. Quiero llevarme los
afectos que confiaron en las palabras.
Quiero ese único recuerdo, que sólo mi
Espíritu puede llevar...

No hay comentarios: