sábado, 27 de septiembre de 2008

EXPERIENCIA

Sí, me animé a experimentar
cosas que jamás me atreví.

Ahora ya de regreso, después
de mi experiencia, me doy cuenta
de todo... y me desconozco del
antes y del hoy.

Sí, porque fue mi primera vivencia,
recreación del espíritu, inundado de
contenciones de amor y palabras apiñadas.

Te doy gracias mamá María, por haber
pulido esta roca, mi corazón… e ir
transformándolo en sangre, ese cambio
que no se entiende.

Es y fue mi experiencia, porque lo
vivido no se olvida, el día tal vez, y
el deseo de vivir... nunca se irá.

Queda claro, que no puedo expresa
aun del todo lo que siento, esto es
sólo un paso a la gran plenitud,
al gran Dios.

No hay comentarios: